Menú


Servicios para Profesionales





Libro, Tomo 1, 1984-2005 LIBRO, Tomo 2, 2006-2016







UN CASO DE OSTEOMALACIA ONCOGÈNICA: LOCALIZACIÒN TUMORAL


Conclusiones

La Osteomalacia Oncogénica es una enfermedad rara, muy inhabilitante, con frecuencia diagnosticada tardíamente luego del inicio de los síntomas. Es importante destacar que, en un paciente previamente sano con síntomas/signos de osteomalacia de rápida evolución, una completa evaluación del metabolismo mineral debiera orientar rápidamente el diagnóstico. Uno de los mayores obstáculos para el diagnóstico de Osteomalacia Oncogénica es el hecho que la determinación de los niveles séricos de fósforo no se encuentra dentro de los estudios de laboratorio de rutina considerados por el médico clínico5. La hipofosfatemia no es diagnosticada a menos que sea pedida expresamente por el médico tratante. Ante la sospecha clínica y de confirmarse hipofosfatemia, debe realizarse una completa evaluación del metabolismo mineral incluyendo la determinación de los niveles séricos de fósforo, calcio, fosfatasa alcalina total y ósea, creatinina, PTH, 1,25(OH)2D y los niveles urinarios de calcio, fósforo, creatinina, aminoácidos, glucosa; y posterior cálculo de la reabsorción tubular de fósforo6.

En el caso descrito, la sospecha clínica y la inmediata realización de los estudios de laboratorio permitió realizar el diagnóstico e iniciar el tratamiento adecuado.

Una vez realizado el diagnóstico es imperiosa la detección y localización del tumor debido que su resección quirúrgica es curativa6. El tiempo promedio entre el diagnóstico y la localización de estos tumores es de 2 a 5 años.

Los tumores descritos son en general tumores de origen mesenquimático, benignos, de crecimiento lento que pueden tener cualquier localización (50% son de localización ósea). Se hallan con mayor frecuencia en extremidades. La tomografía computada y la resonancia magnética nuclear no contribuyen con frecuencia a la localización de estos pequeños tumores.

La identificación, en los últimos años, de la presencia de receptores para somatostatina en tejido tumoral de pacientes con Osteomalacia Oncogénica ha centrado el interés en la utilización del isótopo radioactivo 111IN-penteotride (realización de un centellograma con octeotride), permitiendo en ciertos casos detectar el tumor5,6. En el año 2005 se ha reportado por primera vez la utilidad del PET-SCAN con FDG en un caso donde el centellograma con octeotride fue negativo7. Varios autores han sugerido una mayor sensibilidad de este estudio, ya que no todos los tumores tienen receptores para somatostatina8,9.

En el caso presentado se consideró la posibilidad que el centellograma con octeotride fuera negativo y ante la reciente, aunque escasa, evidencia de una mayor sensibilidad del PET-SCAN con FDG y no siendo factible (por motivos económicos) la realización de ambos estudios, se decidió indicar este último. La utilización del PET-SCAN con FDG permitió la localización tumoral.

El caso presentado es de particular importancia, dada la baja incidencia de la enfermedad, la importancia de la localización tumoral y escasa casuística reportada con esta metodología.



Menú:
- Introducción
- Caso Clínico
- Conclusiones
- Bibliografía