Utilidad de la densitometría ósea

La densitometría ósea nace como herramienta para evaluar la masa ósea. La osteoporosis es una enfermedad prevalente, silente, caracterizada por la pérdida de masa ósea y por el deterioro de la microarquitectura, que predispone a fracturas por fragilidad. Las causas son la edad, drogas, enfermedades que afectan al hueso y la historia familiar y personal de fracturas. Por lo tanto, el objetivo esencial de la densitometría es diagnosticar la enfermedad precozmente.

La técnica considerada en la actualidad de referencia para la valoración de fragilidad ósea y diagnóstico de osteoporosis es la densitometría dual de rayos X (DXA). Las mediciones de densidad mineral ósea (DMO) por DXA posee una excelente precisión (<1% coeficiente de variación en columna) y dosis baja de radiación (1-3 uSv). Se puede evaluar en distintas áreas esqueléticas columna, cadera y radio (DXA periférica).

En el esqueleto se encuentran 2 tipos de huesos: el hueso cortical (HC) que representa el 80% del mismo y se encuentra en las diáfisis de huesos largos, plataformas vertebrales y su función es principalmente de sostén. El hueso trabecular (HT) es el 20% del esqueleto ubicado en los cuerpos vertebrales, pelvis, parte distal de huesos largos y su función es metabólica (reservorio rápido de minerales para prevenir la hipocalcemia. La columna lumbar contiene 66% HT/44%HC, la cadera 50% HT/50%HC y el radio tercio medio 1%HT, 99%HC.

La utilidad clínica de medir la DMO por DXA es para diagnóstico de osteopenia/osteoporosis en hombres y mujeres postmenopáusicas, predecir el riesgo de fractura, realizar seguimiento seriado de la masa ósea y controlar el tratamiento.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) determinó valores de referencia de la masa ósea respecto de la población adulta joven normal. Los criterios diagnósticos se dividieron según el valor T-score (comparación de la DMO actual del paciente con la DMO de referencia del adulto joven – DMO de masa ósea pico). El T-score (≤ 2.5) en mujeres postmenopáusicas y hombres mayores de 50 años es diagnóstico de osteoporosis. El T-score entre -1 y -2.4 se denomina osteopenia (o actualmente baja masa ósea).

Para diagnóstico de osteoporosis se debe evaluar DMO columna lumbar anteroposterior y cadera. El antebrazo no dominante (radio medio) en casos de obesidad mórbida, hiperparatiroidismo o si es imposible evaluar los sitios anteriores.

¿Cuando se debe solicitar una DMO por DXA?

  • Mujeres mayores de 65 años
  • Mujeres menores de 65años con factores de riesgo*
  • Hombres mayores de 70 años
  • Adultos con antecedente de Fractura por fragilidad
  • Adultos con enfermedad asociada a baja masa ósea
  • Adultos con tratamientos que afecten la masa ósea
  • Adulto que inicie tratamiento por
  • Para monitoreo del tratamiento por osteoporosis

* Hiperparatiroidismo primario o secundario, hipertiroidismo, enfermedad de Cushing o tratamiento con glucocorticoides,  transplantes, inmovilización, déficit de estrógenos, amenorrea secundaria, menopausia antes de los 45 años, antecedentes familiares de fractura de cadera, bajo peso, malabsorción, tabaquismo, trastornos hepáticos, etc). Fuente: ISCD.

Otras utilidades de la DXA

Los equipos más sofisticados, permiten realizar, mediciones complementarias, que aportan una valiosa información al médico. Se puede evaluar las vértebras en la columna dorso lumbar y así diagnosticar cambios en la forma sugerente de fractura. Este estudio se denomina: Valoración de Fracturas Vertebrales (VFA). La identificación de fracturas vertebrales no registradas previamente permite realizar un adecuado diagnóstico, establecer el riesgo real de fracturas e identificar a aquellos pacientes que se beneficiarían con el tratamiento farmacológico.

La medición del cuerpo entero (composición corporal) es útil para evaluar los diferentes compartimentos del cuerpo humano (masa ósea, grasa, magra y muscular), en especial en pacientes con trastornos nutricionales (anorexia, obesidad) y con sarcopenia (baja masa muscular relacionada con la edad).

¿Cómo se realizan las mediciones DXA?

La técnica DXA es un procedimiento diagnóstico sencillo e incruento. Se realiza con un aparato, abierto, que consta de una camilla donde se coloca al paciente, debajo tiene un emisor de Rayos X, y en la parte superior un brazo que se desplaza lentamente donde se ubica el detector (semejante a un lector).

Las exploraciones DXA son muy seguras. La técnica de medición se basa en la aplicación de los Rayos X, el sistema es diferente a las radiografías. La dosis de irradiación a la que se somete con la técnica DXA es mínima y muy inferior a las radiografías convencionales. La dosis estimada para cada estudio es de 0,0082 mSv, que es aproximadamente 5 veces menor que la dosis de radiación natural a la que se ve sometido una persona cuando realiza un viaje en avión (0,04 mSv). No se requiere preparación alguna. El técnico que realiza la exploración aconsejará eliminar si es posible elementos metálicos, o ropa muy ajustada porque puede interferir en las mediciones. Las exploraciones deben ser realizadas por un personal entrenado y certificado. Los informes deben ser redactados por médicos debidamente formados, para que cumpla los requisitos de una prueba diagnóstica.

Concluyendo podemos decir, que la densitometría ósea, en su uso convencional, permite diagnosticar pacientes con alteración de la masa ósea susceptibles de padecer una fractura con un traumatismo de bajo impacto, a los que el tratamiento adecuado puede mejorar esta condición. Además es la herramienta disponible para controlar la respuesta terapéutica como así también la evolución de otras enfermedades  que afectan la masa ósea.

Mirena Buttazzoni, Silvana Di Gregorio
Coordinadoras de Comisión de Densitometría AAOMM